¿Sabías que puedes combatir la acumulación de sarro si consumes determinados alimentos? Es el caso de las frutas y verduras, como la manzana, la fresa o el tomate.